Déjanos tu comentario

Identificación de materiales
¿CÓMO SABER QUE CLASE DE MADERA TIENEN MIS MUEBLES?

Casi cualquier tipo de madera puede usarse para construir muebles, pero algunas de ellas siempre han sido favorecidas por su belleza, durabilidad y su capacidad de ser trabajadas. Antes de 1900, la mayoría de los muebles se fabricaban con maderas como nogal, roble, caoba, palo de rosa, maderas de árboles frutales e, incluso, los paneles e incrustaciones de maderas exóticas eran algo común. Las maderas preferidas para muebles estaban muy disponibles, por lo que las menos atractivas o duraderas se usaron solo para partes ocultas dentro de una pieza.

Sin embargo, estos materiales selectos se han vuelto más escasos y caros, por lo que los muebles de la actualidad se hacen con maderas más abundantes; a día de hoy la mayoría de los muebles están hechos de fresno, pino, aglomerado y álamo; el pino, el abeto y otras maderas económicas se utilizan para partes internas o que no quedan a la vista. Las maderas más raras se siguen usando pero solo para muebles muy buenos, y frecuentemente se usan en combinación con maderas menos costosas.

Ser capaz de identificar el tipo de madera utilizada para sus muebles puede ayudarlo a determinar su valor real. La identificación de la madera a veces puede ser el factor decisivo cuando no se está seguro de si vale la pena comprar un mueble nuevo o, en caso de muebles usados, volver a restaurar o de plano desecharlos.

En este artículo mostraremos cómo examinar un mueble y qué detalles o marcas de identificación se pueden buscar para reconocer fácilmente el tipo de madera utilizada para crearlo. Para este objetivo será útil conocer las características básicas de todas las maderas, como la dureza, los granos y el color.

CARACTERÍSTICAS DE LA MADERA

Algunas de las principales cualidades de la madera, a tener en cuenta cuando examinamos muebles, serían las siguientes:

Dureza: La forma más sencilla de describir una madera es decir que es una madera dura o una madera blanda, pero esta descripción puede ser engañosa: no todas las maderas duras son duras y no todas las blandas son blandas. La clasificación dura / blanda es botánica: las maderas duras provienen de árboles que florecen mientras que las maderas blandas proceden por lo regular de coníferas. Aunque la mayoría de las maderas duras son más duras que la mayoría de las maderas blandas, hay excepciones.

En general, las maderas duras son más valiosas que las maderas blandas, porque la madera es más escasa, pero este no es siempre el caso: la madera del árbol del chicle por ejemplo, es una madera dura que compite en precio con las maderas blandas.

Grano y color de la madera: La estructura celular de un árbol, diferente para cada especie, determina su grano. Las maderas duras tienen celdas tubulares llamadas vasos, visibles como poros en la madera. Si las celdas son grandes, la textura de la madera es ligeramente rugosa o abierta por lo cual, cuando se incorporan a un mueble, puede ser necesario un relleno para emparejar la superficie. Si las celdas son pequeñas, la textura generalmente será suave.

Estas maderas, descritas como de grano cerrado, al utilizarse para fabricar muebles no requieren rellenos adicionales. El roble, el nogal, el fresno, la caoba, el palo de rosa y la teca son maderas de grano abierto; el haya, el abedul, el arce, el cerezo, el chicle y el álamo son de grano cerrado. Las maderas blandas no tienen celdas vasculares, pero para todos los efectos prácticos, pueden considerarse de grano cerrado.

Un dato más de identificación: todos los árboles poseen anillos de crecimiento anuales formados por las celdas generadas durante la temporada de crecimiento de cada año. Los tipos y la disposición que estos tengan determinan el aspecto de la madera. Hay árboles con maderas de granos difusos y con granos claramente definidos; hay granos rectos, a rayas, con remolinos, ondas o rizos, óvalos y patrones moteados. Los colores que presentan van desde el blanco y amarillo pálido hasta el rojo, morado y negro. Obviamente cada especie tiene su propio grano y color particular, y aunque varían de un árbol a otro, estas características casi siempre se pueden usar para identificar la madera.

Las maderas para muebles se eligen y valoran por el carácter de su grano y color. Las maderas duras generalmente tienen un grano más rico y de textura más fina que las maderas blandas, pero hay granos ricos de todos los colores y patrones. Las maderas con patrones muy distintivos suelen ser más valiosas que las maderas con patrones moderados o indistintos, y las maderas de grano más débil a menudo se tiñen para darles mejor aspecto. Es por eso que, en el caso de muebles usados, el acabado anterior debe eliminarse por completo antes de que se pueda saber con seguridad el tipo de madera de la que están hechos.

CÓMO EVALUAR LA MADERA

¿Cómo identificar el tipo de madera utilizada para los muebles? Esto puede parecer difícil al principio pero, como casi todo, lo encontrará más fácil a medida que adquiera experiencia. Con la práctica, puede reconocer varias maderas por olor y tacto, así como por color y grano. Sugerimos que tenga en mente los siguientes elementos clave cuando evalúe un mueble:

Considere el mueble en sí. ¿Qué edad tiene y qué estilo tiene? Algunos tipos de muebles están hechos con maderas específicas (el fresno, por ejemplo, se usa ampliamente en maderas curvadas) y la mayoría de los muebles nuevos están hechos con maderas no utilizadas para muebles antiguos.

Mire el color. Aunque el color puede variar considerablemente de un árbol a otro, su tono es bastante constante dentro de una especie; la intensidad del color puede cambiar pero no la calidad. Algunas maderas tienen características de color muy distintivas: el álamo, por ejemplo es la única madera con un tinte verde, y el palo de rosa puede ser de color púrpura oscuro.

Finalmente, mire el grano. ¿La madera es de grano abierto o cerrado? ¿Los poros están distribuidos uniformemente o están concentrados en los anillos de crecimiento? ¿El grano es recto u ondulado, moteado o arremolinado?

Ahora que ha examinado de cerca sus muebles, puede notar que algunos de ellos estarán hechos con aglomerados (capas delgadas de madera) o una combinación de diferentes maderas. Ambas casos son prácticas comunes para la construcción moderna de muebles que se hacen para mantener los costos bajos. Otra sugerencia a considerar es que las maderas raras se usan donde la apariencia es importante, como en la superficie de las mesas, mientras que las maderas más comunes se utilizan para piezas estructurales y menos llamativas como patas de mesas y sillas.

Esta construcción con maderas diferentes no siempre es fácil de ver sin un examen más detallado del mueble en cuestión porque, por ejemplo, una mesa que parece íntegramente de nogal, puede tener patas de pino o machiche, que fueron tintadas para coincidir con el aspecto general de la pieza.

Los muebles hechos con más de una madera eventualmente necesitan un tratamiento de acabado especial. Si se encuentra con una pieza hecha con maderas diferentes, es posible que tenga que revisar si está teñida/barnizada y preguntar qué clase de mantenimiento general se le tiene que dar para conocer detalles extra sobre los materiales con los que el mueble está fabricado.

CONCLUSIÓN

Como puede notarse, la identificación de la madera de la que están hechos nuestros muebles no es cosa simple, pero con la práctica constante podremos alcanzar un grado decente de pericia para reconocer las características de los materiales más comunes. Este conocimiento nos permitirá definir si la pieza es conveniente para nosotros, si requerirá mucho mantenimiento, si se puede apolillar o si será desechable, si se puede restaurar con el tiempo o si es mejor no adquirirla y, en suma, ahorrarnos dinero y problemas.

Considerando que los muebles de madera por lo regular son vistos como una inversión, no está de más el informarse a detalle antes de una compra, de las características que tengan y contrastarlas con nuestras necesidades, así evitaremos sorpresas, dispendios y garantizaremos el haber obtenido una pieza bella y funcional que pueda permanecer con nosotros a lo largo del tiempo.

There are 2 comments

  1. admin 5 años ago

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Maiores, non!

    • John Doe 5 años ago

      Lorem ipsum dolor sit amet

Leave your thought